HAY muchos caminos que recorrer hasta llegar a un pueblo cántabro del valle de Cabuérniga. Y por muchos vericuetos, cruces de caminos y rodeos con los que me he topado, todo parece ir encajando hasta llegar aquí. Y nada sobra, ni falta.

Desde aquí emito mis locuciones y he dado forma a una filosofía de vida que aúna lo que más me gusta: leer y  vivir cerca del mar y la montaña. 

Gracias a personas como nuestro invitado especial de hoy, estoy aquí. Cumpliendo un sueño y viviendo una vida feliz. Desde que el radiofónico e intrépido David Benito se cruzara en mi camino, el destino hacia la locución online estaría marcado para siempre. 

David Benito es más que un querido compañero de radio, con el que he compartido muchos buenos momentos. Alguien que siempre me ha animado a hacerlo todo sin mirar atrás, saltando sin red hacia los nuevos retos. Y cuando estás al lado de un «motivado» como él, te ves arrastrada a una espiral de valentía y fuerza supersónicas, que ya no hay quien frene.

Y así sucedió:  él encendió la mecha y la magia se produjo. La historiadora del arte salió de su escondrijo y rompió su mutismo para hablar en voz alta, leer y  comunicar al resto del mundo.

Así es que en este episodio de la nueva temporada de 2021, queremos dejar a un lado los problemas que nos acucian, y centrarnos en homenajear a un medio tan especial para mí como es LA RADIO

Hablaremos de las radios en las que nos hemos fogueado, en las que pasamos por todo tipo de formatos, desde la radiofórmula a los informativos o magazines matinales. Cuanto más experimentábamos, más invencibles éramos.

También tocaremos el tema del nuevo formato, el Podcast, que ha bebido de la radio, y se está imponiendo cada día más hasta el punto en el que ha renovado la radio removiéndola en sus cimientos más clásicos.

El Molinero espolvoreará el podcast con sus píldoras ácidas sobre el mundo de la radio y su particular punto de vista.

Julieta jugará, reirá e interpretará personajes radiofónicos. 

 

Espero que este podcast os entretenga, y os haga sentir bien. Solo esa será mi misión.

Gracias por vuestra fidelidad.